Calidad del aire en interiores

La calidad del aire en interiores (CAI), según la Norma UNE 171330, son el conjunto de condiciones ambientales de los espacios interiores, adecuadas al usuario y a la actividad, definidas por los niveles de contaminación físico-química y microbiológica del aire.

Actualmente, la necesidad de ahorro energético y con ello la construcción de edificios con diseños herméticos que permiten la recirculación del aire, pero no su ventilación, está provocando que estos ambientes cerrados tengan en mayor o menor proporción contaminantes.

Una mala calidad del aire interior, puede tener repercusiones en la salud de los usuarios de los edificios. Recientemente, se ha acuñado el término de Síndrome del Edificio Enfermo, que son el conjunto de síntomas, que presentan predominantemente, los individuos o usuarios de un edificio y que no van acompañados de ninguna lesión física u orgánica y generalmente atribuido a las condiciones del aire interior.
Por ello, según la legislación vigente en el estado español, se requiere la realización de revisiones de calidad del aire en el interior de edificios según el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) modificado por el RD 238/2013. La empresa MJC Control y tratamientos tiene experiencia en la realización de revisiones de Calidad del Aire en Interiores según los procedimientos y metodologías recogidos en el RD 238/2013, modificación del RITE y basados en:

Revisión de la red de conductos según norma UNE 100012
Revisión de calidad ambiental según criterios de la norma UNE 171330
La aplicación de dicha normativa son edificios cuya potencia térmica instalada supere los 70 kw.

INSPECCIÓN DE CONDUCTOS SEGÚN UNE 100012

Los sistemas de climatización con el uso y el transcurso del tiempo van acumulando en su interior suciedad, polvo, grasa, residuos, que habitualmente circulan por su interior, lo cual provoca una mala calidad del aire que circula a través de los conductos. Dicha acumulación junto con las condiciones de humedad y temperatura existentes en el interior de los conductos, producen un caldo de cultivo idóneo para el crecimiento de bacterias, hongos, virus…
Esta falta de higiene en los conductos puede afectar a los procesos productivos, además las condiciones son soportadas directamente por el personal que está expuesto y puede provocar jaquecas, náuseas, mareos, resfriados persistentes, irritaciones de las vías respiratorias, piel y ojos. Entre estos malestares, las alergias ocupan un papel importante.
Para determinar la necesidad de higienizar el de sistema de ventilación y acondicionamiento de aire (SVAA), se debe realizar una inspección de los diferentes elementos del sistema, según la norma UNE 100012.
Los diferentes elementos a inspeccionar serán:
Las Unidades de Tratamiento de Aire (UTAs) y climatizadores. Se considerarán todos los elementos que componen la UTA: filtros, plenums, baterías, bandeja de condensados, envolvente del equipo.
Red de conductos de impulsión y de retorno, inspeccionando porciones representativas. Inicialmente es necesario identificar la totalidad de circuitos existentes en la instalación de ventilación / climatización y de este modo establecer el número de registros necesarios para acceder al interior de los conductos.

MJC Control y tratamientos aplica los procedimientos recogidos en la norma UNE 100012 basados en:
Inspección visual. Se realizará inspección visual de los diferentes componentes del sistema mediante filmaciones con cámaras fotográficas y robots que permiten visualizar la red de conductos de forma más eficaz. Con estas inspecciones visuales podremos observar la existencia de materia particulada, crecimiento microbiano y la posible existencia de un deterioro del sistema
Inspección microbiológica de ambiente y superficie. En superficies se usan placas RODAC, en las que se determina el recuento total de flora microbiana mesofila en 25 cm2 de superficie muestreada. En cuanto a las muestras ambientales, se determina el recuento total de flora microbiana mesofila por metro cubico mediante métodos de aspiración.
Inspección de materia particulada mediante el método gravimétrico de la tira adhesiva.

INSPECCIÓN DE CALIDAD AMBIENTAL INTERIOR SEGÚN UNE 171330

Para el estudio de calidad del aire, además de la inspección de conductos realizada según la norma UNE 100012, se deberán realizar diferentes medidas de parámetros físico-químicos y microbiológicos en las diferentes dependencias del edificio, que serán seleccionadas por del Técnico Superior de Calidad del Aire según las recomendaciones recogidas en la norma UNE 171330 para un correcto estudio de la Calidad del Aire en el interior de edificios.
El número mínimo de puntos muestreados en el edificio, dependerán de la superficie de éste. El número de puntos muestreados se calcula a partir de la formula especificada en la norma UNE 171330.
Según la norma UNE 171330, los parámetros mínimos de control son: temperatura, humedad, CO, CO2 , partículas en suspensión por gravimetría (PM2.5), conteo de partículas en suspensión de 0.5 y 5 µm, bacterias y hongos en suspensión. No obstante, a criterio del Técnico Superior de Calidad del Aire, se podrán realizar mediciones de otros parámetros, si se considera necesario en base a las características del edificio a inspeccionar.
Tras la realización de las diferentes actividades, se entregará un certificado final de control de calidad del aire interior junto con un informe detallado de las operaciones realizadas, resumen de los resultados obtenidos en las diferentes medidas, análisis y si es necesario una explicación con las acciones correctoras a realizar.

LIMPIEZA DE CONDUCTOS

Una de las principales deficiencias que nos podemos encontrar tras el estudio de calidad del aire en interiores, es la necesidad de limpiar los conductos de impulsión y retorno del sistema de climatización.
En el interior de conductos, se pueden detectar restos de animales como roedores, restos de la instalación de los propios conductos y sobretodo materia particulada y polvo en superficie.
Una de las metodologías para proceder a las operaciones de limpieza en conductos, es el método de aspiración por contacto. Este procedimiento está ampliamente aceptado y es de reconocida eficacia. No obstante, la limpieza de los conductos de aire acondicionado depende de cada tipología de instalación, por ello MJC Control y Tratamientos ha desarrollado maquinaria y útiles para adaptarse a todo tipo de instalaciones, basándose en la limpieza por aspiración.
Las operaciones de limpieza de MJC Control y Tratamientos, están supervisadas por un Técnico Superior de Calidad del Aire, evitando daños en los diferentes elementos que conforman los conductos de aire y dejándolos visiblemente limpios. Realizar tratamientos de limpieza de conductos, es de vital importancia para evitar la dispersión de la suciedad depositada en ellos, en las diferentes dependencias o áreas que conforman el edificio.

DESINFECCIÓN

Las operaciones de desinfección, tienen como finalidad destruir microorganismos y reducir la colonización microbiana a niveles muy bajos mediante la aplicación de un producto desinfectante. Por ello, cuando se detectan parámetros microbiológicos elevados, se deberá realizar un proceso de desinfección.
La desinfección consiste en un proceso de nebulización y pulverización mediante productos químicos desinfectantes de todos los conductos, climatizadoras, filtros de los equipos de climatización así como dependencias del edificio. Ambos tratamientos se diferencian en el tamaño de gota que emite el equipo. Los tratamientos de pulverización emiten gotas de tamaño de 100-400 micras y los tratamientos de nebulización gotas entre 50-100 micras, gotas de menor tamaño que permite que el desinfectante permanezca más tiempo flotando en el aire y al depositarse cubra una superficie mayor.
La desinfección ambiental se realiza generalmente por nebulización mediante un equipo especializado en dicho fin. Las microgotas de desinfectante se reparten por las superficies de todos los conductos y climatizadoras.La desinfección mediante pulverización se realiza para desinfección de superficies localizadas y concretas. La pulverización se realiza con los mismos productos desinfectantes de amplio espectro. El principio fundamental de la desinfección se basa en una limpieza a fondo previa. No obstante puede requerirse la necesidad de una desinfección previamente a la limpieza cuando exista amplificación microbiana hacia los ambientes de interior.

Llámanos
Calidad de aire interior CAI